Devocional «¡MISERICORDIA QUIERO!»

Título: «¡MISERICORDIA QUIERO!»

“Porque misericordia quiero, y no sacrificio,
y conocimiento de Dios más que holocaustos” (Oseas 6:6).

“Aprended lo que significa: Misericordia quiero, y no sacrificio. (Mateo 9:13; 12:7).

“la misericordia triunfa sobre el juicio” (Santiago 2:13).

La misericordia es el acto bondadoso de Dios hacia nosotros los pecadores; es la manera en que Dios muestra su amor a quienes no lo merecen.
Los textos citados enfatizan el valor que tiene el acto misericordioso en comparación con el sacrificio y el juicio. Por ello, la misericordia es una virtud que predispone el ánimo a compadecerse de los sufrimientos, pobreza, necesidad o desgracia de quien sufre.
La misericordia es mucho más que el apoyo, la simpatía y la empatía; ella lleva a la acción, y conduce a realizar un acto de compasión por y para quien lo necesita, aunque esa persona no haya hecho nada para merecerlo.
Dios es rico en misericordia (Ef.2:4), y ha provisto salvación para todos los hombres (Tito 3:5). Dios es misericordioso para con aquellos que le temen
(Lucas 1:50), porque solo Él puede socorrerlos. Por tanto, debemos orar confiadamente en pos de misericordia (Hebreos 4:16), y es justo que también pidamos misericordia unos para otros (Gálatas 6:16; 1ª Timoteo 1:2).
Cuando Dios traiga la manifestación de su salvación en la venida de Cristo, su pueblo obtendrá su misericordia (2ª Timoteo 1:16; Judas 21).
Por cuanto Dios es misericordioso con nosotros, Él quiere que mostremos asimismo misericordia unos a otros (Mateo 9:13; 12:7; 23:23; Lucas 10:37; Santiago 2:13).
Dios es el «Padre de misericordias» (2ª Corintios 1:3); sus misericordias son la base sobre la que los creyentes deben presentar sus cuerpos como sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, como su culto racional (Romanos 12:1). Por tanto, los creyentes deben sentir y exhibir misericordia entre sí (Filipenses 2:1; Colosenses 3:12).
Misericordia quiero significa, sentir afecto con otra persona en su miseria, y especialmente simpatía manifestada en actos.

“Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que, siendo aún pecadores,
Cristo murió por nosotros” (Romanos 5:8)

Motivos de Oración:

Gracias Padre por tu misericordia para con nosotros, que siendo pecadores nos rescataste para darnos vida eterna en Jesucristo.
Señor enséñanos a ser misericordioso para con nuestros semejantes, especialmente con el alma que no conoce a Jesús como su único Señor y Salvador.

Pastor Moisés Rodríguez
Profesor STBP

⠀⠀⠀⠀

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *