Devocional «EL PERDÓN TRAE ARMONÍA CON DIOS Y CON MIS HERMANOS»

Título: «EL PERDÓN TRAE ARMONÍA CON DIOS Y CON MIS HERMANOS»

Texto: colosenses 3:13

Soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.

Es importante notar que “perdonar “ esta ligado con “soportar “, puesto que los dos son necesario para vivir en armonía con otros. Para saber perdonar debemos ver el ejemplo de Cristo ( Efesios 4:8) “Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándonos unos a otros, como Dios también os perdono a vosotros en Cristo”.

Es fácil decir: “Tienes que perdonar”, pero cuando es nuestro turno de llevarlo a la práctica pareciera que casi es imposible. Nosotros con la naturaleza humana que nos rige, nos cuesta poder perdonar y aún más olvidar. A veces pasan los años y nosotros seguimos anidando aquellos sentimientos de rencor u odio hacia cierta persona que nos hizo daño, sin darnos cuenta de que esos sentimientos negativos están evitando que avancemos en la vida cristiana.

Tu decisión de perdonar o no determinará el curso de tu vida, solo hay dos alternativas, perdonar o convertirse en una persona amargada, esclavo del odio y venganza. La Biblia nos manda a perdonar a otros, sin importar lo que han hecho. Perdonando aun a nuestro enemigo.
Mi pregunta es ¿Te gustaría entrar en esa puerta? Jesús dijo: Yo soy la puerta(Juan 10:9)

El cristiano que rechaza el mandato bíblico de perdonar a otros no puede estar en paz y su amargura afecta sus relaciones con el prójimo y con Dios, es importante tener presente que es un mandato bíblico perdonar, solo así somos libres. Recordemos que no puedo obligar a todos a buscar la paz conmigo, pero si puedo estar en paz con ellos. Puedo hacer mi parte, la cual es perdonar a los que me ofenden, y ofrecer disculpa a los que he ofendido.

Oremos a Dios, nombrando a las personas que quieres perdonar y a sus ofensas, decida perdonar al otro. Aunque sus emociones le digan “no lo perdones”, decida perdonar aun cuando no quiera.

Bendiciones.

Irma Carpintero de Buñay
Estudiante del STBP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *