Devocional «Paciencia»

Título: «Paciencia»

Salmo 40:1.

“Pacientemente esperé a Jehová, y se inclinó a mí, y oyó mi clamor.”

En un mundo donde la sociedad acostumbra a obtener todo con prontitud, casi de manera instantánea, ser paciente muchas veces se relaciona con lentitud y perdida de oportunidades.

La palabra paciencia es de origen latín, proviene del verbo “pati” que significa “sufrir, es considerada una virtud consistente en soportar con resignación infortunios, trabajos, ofensas, etcétera, sin lamentarse.” Pero en la palabra del Señor la encontramos parte del fruto del Espíritu Santo (Gálatas 5:22), es algo otorgado por Dios.

El salmista declara “pacientemente esperé a Jehová”, él aprendió a depender totalmente de Dios, no tomar venganza o no actuar sin dirección de él, era consiente que había gran bendición en esperar, no de manera angustiosa que muchas veces afecta nuestra salud y la de los que nos rodean.

La paciencia de este salmista estaba acompañada de confianza y de oración, la cual es una acción que refleja fe, comprendía la importancia de hablar con Dios y que él es misericordioso al escuchar su suplica. El Señor nos invita amado lector a buscarlo en oración con fe y paciencia lo cual tiene gran galardón.

Oremos:

• Te pedimos Padre amado que nos ayudes a no desmayar en medio de los tiempos difíciles, que tu Espíritu Santo nos recuerde tus promesas en todo momento.
• Ayúdanos a ser pacientes mientras esperamos tu respuesta, a buscar más de ti en oración, lectura de tu palabra y en la comunión con tus hijos.
• No permitas que nos desviemos de tu propósito en nuestras vidas, enséñanos cada día a caminar en obediencia y en fe en tu palabra.

Janneth Benítez
Estudiante STBP

Devocional «Abundante gracia de Dios»

Título: «Abundante gracia de Dios»

2 CORINTIO 9:8:

Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra;

El apóstol Pablo inicia este versículo con la frase “Y poderos es Dios…” exhortando a los hermanos a creer con fe, esperar en él, creer que no hay nada imposible para Dios ¡Qué promesa tan poderosa!. Toda gracia es su naturaleza, desde el principio, su gracia es abundante.

Dios es suficiente para suplir nuestras necesidades, espirituales y materiales su medida es rebosada en todo tiempo. Debemos estar dispuestos a compartir de la abundancia del Señor, porque todo lo recibimos de Él (1 crónica 29:14). El apóstol Pablo afirma que es Dios quien suministra lo que necesitamos (Filipenses 4:19).

Dios devuelve con abundancia para bendecir a los que dan con alegría. No para satisfacer deseo egoísta y no esenciales, sino para que puedan atender las esenciales y reales que otros tengan, para dar gloria al nombre de Señor.

Oramos:

• Damos gracias al Padre, por todas las bendiciones derramadas sobre nuestra vida, tanto físico y espiritual.
• Para que su espíritu nos ayude a ser generosos con las bendiciones que nos da y redunden en la extensión de su reino.

Irma Carpintero de Buñay
Estudiante del S.T.B.P.

Devocional “Salvación en Cristo”

Título: “Salvación en Cristo”

Lucas 19:10.

“Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.”

La palabra salvación” nos lleva a pensar, en la “solución de un problema grave o liberación de un peligro, de una amenaza, de una situación difícil, etc.”. Desde la perspectiva bíblica, encontramos desde el libro de Génesis, la caída del ser humano a causa del pecado generado por la desobediencia a las instrucciones de Dios, causando así, una separación eterna (muerte espiritual) del ser humano por todas las generaciones.

Históricamente, el ser humano se ha visto imposibilitado para reconciliarse con su Creador. Ni las buenas obras, ni las corrientes filosóficas, ni ninguna otra cosa creada, pueden reconciliar al ser humano con su Creador, solo, el Hijo de Dios, Jesucristo, puede salvar a esta humanidad de la muerte eterna y de la maldición del pecado, provocado por Satanás, el mundo y la carne.

Es por eso, que todo seguidor de Cristo, debe comprender lo que significa la “salvación” para esta humanidad y la responsabilidad que tenemos de cumplir con el mandato dado por Jesucristo a sus discípulos, de llevar las buenas noticias a los perdidos. Jesucristo vino a buscar y a salvar lo que se había perdido. No se trata meramente de evitar que las personas vayan al infierno, tampoco se trata de ofrecer un plan de beneficios materiales o ausencia de penas y dolores, menos, que las personas se conviertan en simples religiosos. Se trata de hablar a toda creatura del amor de Dios hacia el pecador y del propósito divino de liberarlo de la maldad, ofreciendo liberación y bendición para sus vidas, a todas las naciones y en todas las generaciones, dando así, una mayor gloria a nuestro Dios.
Cuando tengas algún tipo de conflicto no dejes que las emociones te traicionen tienes a tu favor la razón que te ayuda a equilibrar lo que creo que debe ser con lo que realmente tiene que ser. Guardar el consejo te equipa para poder sacar de tu corazón esa sabiduría probada por otros. Dios nos manda a no retar la ley ni a menospreciar la sabiduría por eso con mucha ternura nos llama hijitos.
Bendiciones.

Amado hermano y lector, solo la pasión y oración por la gloria de Dios, puede impulsarnos a ser un genuino mensajero del plan de salvación para todos los pueblos y naciones, empezando desde nuestra Jerusalén y simultáneamente a los lugares en donde el Espíritu Santo nos guie.

Oramos

• Dios de amor y misericordia, perdona el pecado de tu pueblo, que no ha obedecido tu mandato de proclamar las buenas nuevas de salvación a toda creatura. (Marcos 16:15)
• Padre, enséñame a ver dónde estás trabajando, para unirme a tu plan y ser un canal de bendición para los que no tienen esperanza y ofrecerles el plan de salvación en Cristo.
• Ayúdame a recordar, que soy responsable por los que se pierden, si tuve la oportunidad de hablarle y no lo hice. Ayúdame a tener presente que soy deudor (a) ante ti Señor.

Todo lo pedimos en el nombre de Jesús, Amé.

Devocional «¡MISERICORDIA QUIERO!»

Título: «¡MISERICORDIA QUIERO!»

“Porque misericordia quiero, y no sacrificio,
y conocimiento de Dios más que holocaustos” (Oseas 6:6).

“Aprended lo que significa: Misericordia quiero, y no sacrificio. (Mateo 9:13; 12:7).

“la misericordia triunfa sobre el juicio” (Santiago 2:13).

La misericordia es el acto bondadoso de Dios hacia nosotros los pecadores; es la manera en que Dios muestra su amor a quienes no lo merecen.
Los textos citados enfatizan el valor que tiene el acto misericordioso en comparación con el sacrificio y el juicio. Por ello, la misericordia es una virtud que predispone el ánimo a compadecerse de los sufrimientos, pobreza, necesidad o desgracia de quien sufre.
La misericordia es mucho más que el apoyo, la simpatía y la empatía; ella lleva a la acción, y conduce a realizar un acto de compasión por y para quien lo necesita, aunque esa persona no haya hecho nada para merecerlo.
Dios es rico en misericordia (Ef.2:4), y ha provisto salvación para todos los hombres (Tito 3:5). Dios es misericordioso para con aquellos que le temen
(Lucas 1:50), porque solo Él puede socorrerlos. Por tanto, debemos orar confiadamente en pos de misericordia (Hebreos 4:16), y es justo que también pidamos misericordia unos para otros (Gálatas 6:16; 1ª Timoteo 1:2).
Cuando Dios traiga la manifestación de su salvación en la venida de Cristo, su pueblo obtendrá su misericordia (2ª Timoteo 1:16; Judas 21).
Por cuanto Dios es misericordioso con nosotros, Él quiere que mostremos asimismo misericordia unos a otros (Mateo 9:13; 12:7; 23:23; Lucas 10:37; Santiago 2:13).
Dios es el «Padre de misericordias» (2ª Corintios 1:3); sus misericordias son la base sobre la que los creyentes deben presentar sus cuerpos como sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, como su culto racional (Romanos 12:1). Por tanto, los creyentes deben sentir y exhibir misericordia entre sí (Filipenses 2:1; Colosenses 3:12).
Misericordia quiero significa, sentir afecto con otra persona en su miseria, y especialmente simpatía manifestada en actos.

“Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que, siendo aún pecadores,
Cristo murió por nosotros” (Romanos 5:8)

Motivos de Oración:

Gracias Padre por tu misericordia para con nosotros, que siendo pecadores nos rescataste para darnos vida eterna en Jesucristo.
Señor enséñanos a ser misericordioso para con nuestros semejantes, especialmente con el alma que no conoce a Jesús como su único Señor y Salvador.

Pastor Moisés Rodríguez
Profesor STBP

⠀⠀⠀⠀

Devocional «El Dios siempre fiel»

Título: «El Dios siempre fiel»

Deuteronomio 7:9

“Conoce, pues, que Jehová tu Dios es Dios, Dios fiel, que guarda el pacto y la misericordia a los que le aman y guardan sus mandamientos, hasta mil generaciones;”

En este pasaje vemos al pueblo de Israel creado y amado por Dios, recibiendo un llamado a la santidad. Estos fueron testigos de su deidad y poder, Dios se manifestó a través de los escenarios vislumbrantes al salir de Egipto, empezando con el llamado a Moisés, la misión encomendada de sacar a un pueblo de la esclavitud, las plagas, abrir el mar rojo para que pasaran en seco, su guía a través de la columna de nubes y de fuego, su provisión de alimentos por medio de codornices y del maná.

Dios establece un pacto con el pueblo de Israel el cual demanda de él fidelidad en obediencia a su palabra, esta sería la manera de adorarle y honrarle por lo que él es (vv. 12 y 13).

Dios establece un pacto con el pueblo de Israel el cual demanda de él fidelidad en obediencia a su palabra, esta sería la manera de adorarle y honrarle por lo que él es (vv. 12 y 13).

Motivos de oración

• Oremos para que en medio de las circunstancias no olvidemos que Dios es fiel, que Jesucristo nos dio acceso a través de la oración para hablar con el Padre y esperar en él.
• Oramos para que seamos hallados fiel en todo lo que el Señor nos ha entregado para alabanza de su nombre.

Bendiciones.

Rocio Gub de Murray